PUBALGIA U OSTEOPATIA DINÁMICA DE PUBIS DEL FONDISTA

 

Dra. Yolanda Puentes

 

 

 

INDICE:

 

INTRODUCCIÓN

ANATOMIA

CAUSAS Y MECANISMOS

SINTOMAS

EXPLORACION

DIAGNOSTICO

PREVENCION

FISIOTERAPIA Y REEDUCACION

TRATAMIENTO

CONCLUSIONES

COLABORADORES

BIBLIOGRAFIA

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Dentro de la patología deportiva que afecta a la pelvis encontramos, en el corredor de fondo, la osteopatía dinámica de pubis. Es el dolor que nos pueden aparecer en la región pubiana y en abdomen inferior, y ocurre con relativa frecuencia.

 

La osteopatía dinámica de pubis, se manifiesta, durante la carrera sobreviene un dolor a nivel del pubis (o de la ingle), que puede estar localizado por debajo o por encima del mismo. Posteriormente se convierte en un dolor permanente hasta el punto de afectar a nuestra vida cotidiana, en  gestos como andar, acostarse, ir al lavabo.

 

Los meses preferidos de esta lesión, son aquellos en los que existe un sobreentrenamiento, o  un aumento de competiciones y carreras sobre terreno duro. Ocurre cuando aumentan las exigencias de desplazamientos potentes en carrera, en salto (triple salto) o con cambios bruscos de dirección, se observa en futbolistas, en atletas, marchadores, saltadores, esquiadores, entre otros. Con mayor frecuencia entre 20 y 40 años.

 

 

Con el nombre osteopatía dinámica de pubis se engloban diversas lesiones locales, a veces superpuestas, provocadas o reveladas por la práctica deportiva.

 

ANATOMIA

 

La pelvis es el complejo formado por dos articulaciones poco móviles: la sínfisis del pubis y la articulación sacroilíaca. Esta estructura, actúa como transmisora de carga del peso corporal desde la columna vertebral a los miembros inferiores.

 

La sínfisis pubiana, es la articulación de la pelvis sobre la que se insertan los músculos abdominales (recto anterior y oblicuos) y los músculos del muslo (aductores).

 

 

 

Esta articulación es una encrucijada entre el tronco y los miembros inferiores, donde se ejercen importantes fuerzas de tracción, permanentemente y de manera opuesta. Algunos músculos abdominales, como el recto anterior, tiran de la articulación hacia arriba, mientras que los músculos aductores de la cara interna del muslo, la tiran hacia abajo.

 

La sínfisis pubiana se encuentra de esta manera en una especie de cizallamiento, pero normalmente, las tracciones ejercidas por los diferentes músculos que van a insertarse alrededor del pubis consiguen equilibrar el movimiento al correr y no tenemos porqué lesionarnos.

 

Cuando este equilibrio no se produce, nos lesionamos. Estas lesiones localizadas sobre o alrededor de la articulación del pubis, a la vez articulares, tendinosas y musculares, son debidas al hiperfuncionamiento (numerosos entrenamientos sobre terreno duro), a gestos inespecíficos por carreras de obstáculos, saltos, subidas y bajadas, el agotamiento, entrenamientos intensos, competiciones frecuentes, etc.

 

Otras veces, durante la carrera, la cadera se balancea hacia arriba y abajo y sufre una  fuerza de rotación cuando  el balanceo de los brazos es exagerado, aunque esto es más frecuente en marchadores.

 

La potenciación de la musculatura de la pierna sin una correcta compensación de los músculos abdominales, la anteversión pélvica (cadera hacia delante), los isquiotibiales cortos, una hiperlordosis lumbar (acentuación de la curvatura lumbar), una diferencia de la longitud de ambas piernas o un desequilibrio en la cadera, favorecen la aparición de esta patología.

 

ETIOPATOGENIA (Causas y mecanismos que desencadenan la enfermedad)

 

En la patología de la región inguino-pubiana podemos encontrar diferentes entidades solas o de forma conjunta:

 

v      Patología de inserción, enfermedad de los aductores o patología osteo-tendinomuscular de los aductores, secundaria a microtraumatismos de repetición, llamada también tendinitis de los aductores, inflamación de los tendones del pubis, se caracteriza por un dolor situado en la zona inferior del pubis y que irradia hacia la cara antero interna del muslo.

 

v      Patología inguino-abdominal, afecta la musculatura de la parte baja del abdomen y los elementos que forman el canal inguinal. Englobaría la rectos anteriores del abdomen y musculatura lateral del abdomen en su inserción distal debido a una debilidad congénita o adquirida de la musculatura. Dolor localizado en la región inguinal, o por encima del pubis, que es generalmente unilateral, que irradia a pubis y a los testículos en corredores, y aumenta con la tos, estornudos o defecación.

 

v      Osteopatía dinámica de pubis u osteoartropatía pubiana, propiamente dicha, de origen microtraumático. El origen de este síndrome se cree debido a un desequilibrio entre los músculos que se insertan en el pubis; por una lado, la musculatura abdominal (oblicuos, transverso y recto anterior del abdomen) y, por otro lado, los músculos aductores de la pierna, sobretodo aductor largo y recto interno, existiría un desarrollo excesivo de la musculatura  aductora con respecto a la abdominal, propiciada por la práctica deportiva, o bien debido a una debilidad de la musculatura abdominal.

 

La acción de estos grupos musculares es antagónica, traccionando la musculatura aductora hacia abajo y oponiéndose a este movimiento la abdominal.

 

Se produce en deportes caracterizados por cambios de ritmo y de dirección de carrera frecuentes, así como en los que existe golpeo de balón con las extremidades inferiores. El predominio de la musculatura  aductora determina una sobrecarga de estos músculos con micro roturas de las fibras y un movimiento de cizallamiento (por apoyo unipodal al golpear el balón por ejemplo en futbolistas o en la carrera) y por contracción de la musculatura aductora, entre ambas superficies articulares de la sínfisis del pubis.

 

 

 

 

SINTOMAS

 

Se trata de un cuadro caracterizado por dolor en la región pubiana, inguinal y zona baja del abdomen. 

 

Puede aparecer de forma progresiva un dolor inguinal, al finalizar el entrenamiento o la competición, a veces no está bien localizado, a veces solo cuando se exigen movimientos rápidos y potentes, disminuye con el reposo. Al principio es unilateral, y luego se hace bilateral. Desencadenado normalmente al comenzar a correr y cada vez precisa menos intensidad para iniciar el dolor.

 

Según evoluciona el dolor se hace agudo, más intenso, localizado en la inserción del aductor e irradia hacia el muslo del mismo lado o al testículo en varones. Posteriormente el dolor puede desencadenarse por la tos o al saltar sobre una pierna resultando incapacitante, impidiendo la realización de movimientos tan simples como cruzar las piernas, sentarse, andar o permanecer de pie.

 

 

EXPLORACIÓN

 

Podemos diferenciar de qué entidad patológica se trata, en otras ocasiones aparecen todas ellas solapadas:

 

v      Entesitis de los aductores: Dolor a la palpación en la inserción proximal de los aductores y aumento del dolor en la aducción contra resistencia. La articulación de la cadera no tiene limitación de la movilidad. El dolor puede ser subpubiano e irradiar a la cara interna del muslo

 

v      Patología del anillo inguinal: destaca una insuficiencia de la musculatura abdominal baja, con debilidad de la pared y con tendencia a la aparición de hernia inguinal directa.

 

v      Osteopatía o artropatía del pubis: dolor localizado en la sínfisis del pubis que se desencadena con la palpación en la zona y se irradia a las ramas isquiopubianas, órganos genitales o a la inserción de los rectos anteriores del abdomen. El dolor aparece espontáneamente tras el esfuerzo.

 

 

DIAGNOSTICO

 

Se basa en la causa desencadenante, las características del dolor y en el examen médico. Al explorar se palpa una zona dolorosa al presionar sobre la sínfisis pubiana, también aparecerá dolor a la contracción contra resistencia de los aductores y abdominales.

 

El médico nos explorará además de la cadera, la columna y  posibles dismetrías (diferencia de longitud de las dos piernas).

 

Algunas veces en la radiografía simple, se precisa el estado de la sínfisis y las articulaciones coxo-femorales.

 

Diagnóstico diferencial

 

Entre las lesiones localizadas en el pubis encontramos las siguientes entre otras:

 

MUSCULO TENDINOSAS: Osteopatía Dinámica del Pubis. Tendinopatía de aductores. Rotura de fibras de la musculatura abdominal. Rotura de fibras de la musculatura aductora. Bursitis.

 

UROGENITALES: Urolitiasis, Epididimitis, Hidrocele, Varicocele, Torsión testicular, Tumor testicular, Prostatitis, Enfermedad pélvica inflamatoria, Infección del tracto urinario, Quiste ovario.

 

INFLAMACIÓN DE ÓRGANOS INTERNOS: Apendicitis, Infección urinaria, Alteraciones ginecológicas

 

PREVENCIÓN

 

Debe tenerse en cuenta desde los primeros entrenamientos del fondista. Un buen calentamiento, suave previo al entrenamiento y más intenso posterior al mismo, fortalecer la musculatura abdominal y aductora, estirar los músculos del muslo para respetar el equilibrio muscular del pubis, así como medidas higiénico dietéticas adaptadas (no tomar exceso de carnes rojas ni de azúcares simples).

 

Los estiramientos son un medio de prevención irremplazable, también es muy importante correr en terrenos blandos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FISIOTERAPIA Y REEDUCACIÓN

 

A. ESTIRAMIENTOS

 

Se realizarán dos veces por semana con el objeto de flexibilizar los músculos y liberar tensión. Y sin lesión como prevención.

 

Estiramiento aductores, postura “mariposa”, codos apoyados en la cara interna de las rodillas para ayudar a separar.

Importante mantener la espalda recta para que el estiramiento sea efectivo.

Mantendremos la postura 30’’, lo haremos 3 veces.

Estiramiento aductores con ayuda (estiramiento pasivo) elongación progresiva sin llegar al punto de dolor para evitar una respuesta de contracción de defensa. Se efectuarán 3-4 estiramientos por sesión con pausas de 60’’.

 

 

Estiramiento aductores + isquiotibiales: nos cogemos a la barra inferior (si tenemos), punta de los pies en flexión dorsal, rodilla en extensión, espalda en ángulo de 90º con respecto a las extremidades inferiores. Importante la espalda recta y evitar compensaciones.

Estiramiento de aductores, posición de “la rana”, iniciamos con apoyo en rodilla y tobillo, podemos hacerlo con los brazos estirados o con los codos apoyados.

Estiramiento de aductores Basculamos hacia arriba la pelvis y hacia abajo hasta notar tensión en aductores.

 

 

 

Estiramiento aductores, espalda recta

Estiramiento anterior con ayuda

 

 

Estiramiento aductores controlando la pelvis

 

 

 

Estiramiento aductores unilateral la pierna que estira con la rodilla en extensión y la que apoya en flexión

Estiramiento de aductores con ayuda

 

 

Estiramiento de aductores + Propiocepción. Mantener la espalda erguida y evitar compensaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

B. POTENCIACIÓN MUSCULAR

 

Una vez superada la fase aguda (3-4 semanas), y sin lesión como prevención. Al principio, realizaremos los ejercicios que no nos provoquen dolor.

 

Potenciación abdominal, OJO¡ en personas con problemas cardíacos o Hipertensos no controlados.

 

1º paso: inspirar por la nariz llevando el aire al abdomen

2º paso: sacar el aire del abdomen espirando por la boca

3º paso: basculación pélvica tirando hacia arriba. Se realiza en el tiempo espiratorio (2º paso)

4º paso: apnea (aguantar el aire) y apretar el abdomen hacia adentro.

 

 

 

Potenciación del abdomen fijando pelvis y escápulas, con ayuda de una barra y apoyando sólo los talones. Respirando como en ejercicio anterior.

Sujetar la barra como en la foto dirigiendo los codos hacia afuera

Al mantener la respiración potenciamos la musculatura abdominal

 

 

 

Potenciación abdominal superficial. Isométrico. De forma unilateral con buena higiene postural

 

Potenciación abdominal superficial, isométrico, en diagonal, con buena higiene postural

 

 

Potenciación abdominal superior superficial con movimiento.

 

 

 

 

 

 

Potenciación abdominal inferior con movimiento

 

Potenciación aductores con aparato elástico en movimiento

 

Potenciación de aductores con banda elástica en bipedestación. Tiempo de contracción muscular 10’’.

 

Potenciación de aductores en sedestación (posición sentado).

 

 

TRATAMIENTO

 

Normas:

 

Ø        Control peso.

Ø        Hidratación adecuada.

Ø        Dietas con  vitaminas C, E, D y minerales como calcio y fósforo. Rica en silicio.

Ø        Alimentos o complementos nutricionales ricos en mucopolisacáridos,  colágeno.

Ø        Gelatina.

 

 

El tratamiento médico: se realizará con control exhaustivo de nuestro médico y asociado a reposo deportivo de correr, de dos a tres semanas a tres meses, debiendo hacer actividades que no impliquen al pubis, para una mejor recuperación. Antiinflamatorios, reeducación para reducir la curvatura (lordosis) lumbar. Durante 3 a 4 semanas, aA partir de las cuales ya podremos comenzar con el trabajo específico de recuperación.

 

En el comienzo de esta patología, el tratamiento estará encaminado a la desaparición del dolor en la inserción de los músculos aductores y disminuir la contractura refleja del vientre muscular mediante mesoterapia (masaje transversal profundo de Cyriax), electroterapia a dosis antiinflamatorias, hielo, antiinflamatorios y analgésicos.

 

 

Durante el período de dolor no se recomienda hacer abdominales, porque puede empeorar los síntomas. Pero se deben realizar en todo corredor sano como parte del entrenamiento.

 

La medicación dependerá de la causa que provoque la lesión, controlada por nuestro médico. La que indicamos, ha sido explicada en los diferentes artículos publicados en la web.

 

MODULADORES DE LA INFLAMACION: Traumell, R1 Anginacid, Homeosor tricalcárea.

 

HOMEOPATIA: Arnica Montana 9ch, Ruta Graveolens 7 h, Fluoricum Acidum 7ch. Symphytum 5ch. Arnica Composé. Contusor.

 

 

OLIGOTERAPIA: oro, cobre, fósforo.

 

FITOTERAPIA: Harpagofito, sauce, cola de caballo, ulmaria. Grosellero negro.

 

Tratamiento quirúrgico: Si fracasa el tratamiento médico, o si existen lesiones óseas,  se propone la cirugía, consistente en volver a tensar la pared anterior y lateral del abdomen, habitualmente la intervención se realiza de forma bilateral, aunque esté afectado un solo lado, porque la experiencia ha demostrado que en los casos en que la intervención ha sido sólo de un lado, se observa con frecuencia la aparición de síntomas en el lado opuesto.

 

La rehabilitación tras la intervención se debe realizar de forma inmediata, con ejercicios de flexión activa de cadera y rodilla, permitiendo la deambulación desde el primer día.

 

El resultado de la cirugía es en general muy favorable y la reincorporación al deporte se produce entre 2 y 3 meses.

 

 

CONCLUSIONES

 

En resumen La osteopatía dinámica de Pubis:

 

- Mayor frecuencia 20-40 años.

- Fútbol, triple salto, esquí, equitación, esgrima, carrera, danza.

- Descartar alteraciones axiales (coxa valga, dismetría).

- Desequilibrio muscular, errores de entrenamiento.

- Dolor zona pubiana que aumenta con el ejercicio.

- Diagnóstico clínico y radiológico.

- Tratamiento conservador bien dirigido.

  Solo un 4-5% precisa cirugía.

 

Conclusiones:

 

1.       el dolor en la zona pubiana es el signo esencial de la pubalgia

2.       el comienzo generalmente es progresivo, únicamente con el esfuerzo, durante y justo después de la carrera o permanente con molestias de los gestos de la vida cotidiana.

3.       Los corredores muy musculados los que tienen una pierna más corta que otra, los pronadores son los más expuestos.

4.       El tratamiento se fundamentará en el reposo.

5.       Se corregirá en casos de pierna más corta, la lordosis lumbar en sesiones de corrección postural y los estiramientos tipo stretching de los músculos afectados.

6.       La pubalgia tiene como causa más frecuente un desequilibrio entre los músculos oblicuos insuficientes y los músculos aductores hipertonificados.

 

 

 

Colaboradores del artículo

 

Miriam Esplugas Marti. Modelo. Fisioterapeuta diplomada.

 

César Parro Gomez. Fisioterapeuta Diplomado. Osteópata. Fisioterapia “CASAGEMAS” c/ Sant Bru 154. Badalona. Teléfono 93.464.33.48

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

Apuntes del Master de Traumatología del Deporte. Prof. Fco. Esparza Ros. Universidad De Murcia.

Atlas de anatomía Humana. Netter

Atlas en color sobre lesiones en el deporte. JGP Williams.

Fisioterapia y entrenamiento atlético. Patología deportiva.Arnheim Daniel D. Medicina deportiva.

http//www.martinez.gonzalez.name/menuprincipal/menu01.htm

Lesiones del deportista. Kulund Danien N. Salvat.

Manual de Lesiones Deportivas Hospital Asepeyo Ed. Sport/Asepeyo.

Manual de Medicina del Deporte R Guillet-J.Genety-E Brunet –Guedj Ed. Masson

Patología en Medicina del Deporte. Olivé i Vilás R.

Patología deportiva en la cadera y la pelvis. Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el deporte. ISSN 0214-8927, vol 12, 3, 2003 páginas 155-164. Silvestre Muñoz A, Sanchez del campo.

Traumatología del deporte en la práctica deportiva. Genety J, Brunet-Guedj.